[Cerrado/Closed] Redes.Com 10 (Edición Especial)

EDICIÓN ESPECIAL X ANIVERSARIO DE REDES.COM

Coordinador Monográfico: Dr. Francisco SIERRA CABALLERO

Envío de originales

Fecha de cierre de la convocatoria: 15 de julio de 2014

Autores no registrados: Para el envío de originales los autores tienen que crear un usuario y contraseña: NUEVO USUARIO

Autores ya registrados: Recepción de originales y normas para usuarios ya cadastrados: SUBIR ARTÍCULO

e-ISSN: 2255-5919

 

INVESTIGAR LA COMUNICACIÓN HOY

En las últimas tres décadas, el estudio científico de la comunicación ha experimentado, como nunca antes, un desarrollo y consolidación más que notables en el espacio iberoamericano. Las transformaciones experimentadas en este campo han sido variables,sin embargo, las diversas circunstancias nacionales que en cada país han configurado la proyección científica y académica de la Comunicología no son tan significativas como podría parecer. Los distintos avatares, historias y culturas institucionales divergentes han sido, de hecho, difuminados por nuevas y similares exigencias,así como por un mismo proceso de implosión o boom de las titulaciones y de los productos científicos, al calor del intenso proceso de crecimiento y especialización que acompañan a la legitimación disciplinaria de nuestros estudios, pese a la débil vertebración formal como campo científico y el escaso reconocimiento en el propio ámbito universitario. Se viene observando, especialmente desde los años ochenta, un relativo e insuficiente fortalecimiento y consolidación institucional de los principales centros de estudios profesionales en comunicación, complementariamente con el surgimiento de nuevas ofertas curriculares y propuestas de cualificación a nivel de postgrado que, a corto y medio plazo, se ha venido traduciendo en un crecimiento exponencial sin que, en lo sustancial, haya mejorado cualitativamente el marco de regulación y definición de la política de ciencia y tecnología y el rol de la Comunicología a este respecto. Y,todo ello, en un nuevo contexto de hipermediatización que, en la galaxia Internet, instituye la centralidad de la mediación como problema de la sociedad contemporánea.

En este escenario, el campo académico vive procesos de transformación acelerados que, pese a las iniciativas de políticas públicas activas en el marco del Estado-nación, no se han traducido en una mayor madurez y relevancia de la producción científica, al menos respecto a otras áreas de estudio. Antes bien, y pese a notables resultados cuantitativos, más que cualitativos, la posición del pensamiento comunicacional puede ser valorada, en general, como periférica, subalterna o negada por las propias lógicas de evaluación y planeación nacionales, cuyos parámetros y criterios vienen marcados por dos erráticas lógicas o principios: la uniformidad entre campos, disciplinas y países; y la racionalidad instrumental orientada a resultados y productos según culturas de investigación y visiones neopositivistas que inciden o afectan negativamente en el impulso y visibilidad de los circuitos, espacios y producción aplicado a la nueva fenomenología de la mediación social. Esta deriva dominante incide, si cabe, con mayor fuerza en espacios geopolíticos como Iberoamérica, donde una de las principales contradicciones internas de la propia política científica de nuestros países es, en este sentido, que, replicando criterios y lógicas del sistema hegemónico angloamericano de ciencia y tecnología, ha renunciado a la coherencia y sostenibilidad necesarias para el desarrollo social, aceptando sistemas de copyright, modelos de evaluación y políticas de productividad inviables por la escasez de recursos, sentido común y pertinencia desde el punto de vista del desarrollo endógeno. Por otra parte, se observa el dominio de una lógica de organización de la actividad científica con frecuencia dispersa y carente de un espacio propio, definido y claramente acotado, como sucede en España o Colombia, lo que viene repercutiendo de forma adversa en la evaluación por parte de las más altas autoridades políticas de la gestión pública de la política científica. Así, por ejemplo, la consolidación e incremento de las partidas presupuestarias en materia de Investigación y Desarrollo no se ha traducido en una presencia proporcional de los grupos y proyectos asociados al área de Comunicación, observándose, además, una creciente colonización de las agendas, lenguajes, estilos y lógicas de articulación del campo científico iberoamericano. De esta manera, podríamos calificar como la occidentalización de la ciencia asociada a las presiones propias del nuevo productivismo que permea e impregna las políticas universitarias y los organismos de ciencia y tecnología nacionales. Ello se traduce en numerosos agujeros negros y problemas cegados o invisibles para la observación.

Si a ello unimos el giro conservador y absolutamente hegemonizado por investigadores angloamericanos y nórdicos en las asociaciones de referencia como IAMCR o, históricamente, ICA, el proceso de internacionalización de la investigación en nuestro ámbito puede ser básicamente analizado como la pérdida paulatina y notoria de peso, visibilidad y reconocimiento de la producción y aportaciones al conocimiento comunicológico, o en términos pragmáticos, como la negación de las propuestas y aportaciones surgidas desde nuestra praxis y contextos locales de investigación.

En los últimos tiempos, sin embargo, han tenido lugar en la región diferentes experiencias locales y alternativas potencialmente movilizadoras que apuntan la posibilidad de un reordenamiento y recuperación de la palabra y el pensamiento crítico emancipador perdidos. En octubre de 2013, el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) emplazó a la comunidad académica a participar en el Foro Social Mundial Knowledge as a Commons: Open Access and Digital Scholarship in the Social Sciences, una convocatoria socialmente necesaria y estratégica, para repensar los límites a los que están sometidas, por la propia extensión tecnológica del conocimiento, la ciencia y los saberes en nuestro ámbito académico. Por otra parte, el movimiento CONFIBERCOM o específicamente la Unión Latina de Economía Política de la Información, la Comunicación y la Cultura (ULEPICC), de la que REDES.COM forma parte activa desde su fundación, vienen definiendo propuestas de trabajo en red que, con más o menos acierto, ponen en evidencia la necesidad de estudios comparados, de plataformas supranacionales de encuentros y espacios de interlocución compartidos por investigadores, profesionales y organizaciones cívicas a uno y otro lado de ambos continentes, con un objetivo similar: Pensar y transformar las formas de comunicación a partir del conocimiento crítico-reflexivo de los diversos problemas históricos, tecnológicos, cognitivos, ideológicos y culturales de los nuevos medios y mediaciones informativas que se discuten en el campo de las Ciencias de la Comunicación; un trabajo o tarea intelectual que debe ser capaz de propiciar una política común en nuestro espacio regional, entre diferentes tipos de actores del campo de la comunicación y la cultura. La iniciativa, ciertamente, no es nueva, pero sí ha sido necesariamente revitalizada desde hace relativamente poco tiempo, tras un paréntesis de renuncia al pensamiento crítico y al diálogo cultural que bien han ocupado desde hace años muchos de los encuentros de la Asociación Latinoamericana de Investigadores en Comunicación (ALAIC) y de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (FELAFACS), centrados en torno a la identidad cultural y al espacio de integración política y económica de nuestros países.

A diferencia del periodo emergente de la Escuela Crítica Latinoamericana, hoy el alcance de las transformaciones en curso y la complejidad de la crisis civilizatoria que vivimos cuestionan las bases mismas del pensamiento comunicacional y de la Academia, apuntando la necesaria pertinencia de nuevas lógicas conceptuales y otros estilos de investigación con los que representar y cambiar el mundo, alterando de raíz las históricas relaciones establecidas en el mundo moderno entre campo del saber y acción social. Las fracturas e incertidumbres que acompañan al cambio tecnológico representan, sin duda alguna, una oportunidad de desarrollo para la construcción de otro mundo y de otra comunicación, en el que el trabajo de la mediación sea relación y producción de valor.

En el nuevo régimen de información, entendido como un conjunto estable de redes comunicacionales formales e informales en los quelas informaciones pueden ser generadas, ordenadas y transferidas por distintos productores a través de muchos y diversos medios, canales y organizaciones a distintos productores, de acuerdo a ciertas reglas combinatorias y dispositivos de captura y dominio estructuradosdel orden de la representación, la matriz de la Economía Política trasciende la visión neoclásica de la teoría de la decisión como voluntad de cálculo y predictibilidad de las estrategias y variables en el juego de intercambios, en el que la Comunicología, como dominio, se reduce a un problema de evaluación probabilista de costes y beneficios del conocimiento socialmente necesario para la reproducción del sistema. La era del Capitalismo Cognitivo y/o de la Economía Inmaterial viene determinada por la función vectorial de la mediación, una actividad doblemente productiva, pues produce la mercancía o bienes simbólicos con destino al consumo o servicios de alta valorización y la reproducción o montaje, en palabras de Marcuse, del consumidor o sujeto postfordista. De acuerdo con Dallas Smythe, la naturaleza intermediada y subjetiva de la producción cultural limita con el proceso de subsunción del trabajo creativo, y lógicamente del conocimiento. En este escenario, es común el dominio de una gestión del saber que reedite las formas neopositivistas y fisicalistas de la información en la procuración de invariancias y efectos previsibles (para su captura), a fin de controlar la lógica de flujos proliferantes y las prácticas creativas del nuevo sujeto cyborg. La colonización de los campos autónomos de información y conocimiento, claramente observable, como analiza el profesor García Gutiérrez, en la racionalización y dominio de la mediación que la Documentación – la ciencia que, como dijera Ronald Day, es a la cultura lo que la máquina a la industria – implementa para la captura de la memoria, de las potencialidades, demanda un orden de la economía política del archivo, con el registro e inscripción, y todo un aparataje técnico, paradójicamente concebido como un proceso abierto e intersubjetivo de intercambio. Así, como advierte González de Gómez, la Ciencia de la Información constituida en los espacios de promoción y competitividad del desarrollo científico y tecnológico, se orienta hacia la elaboración de modelos, instrumentos y procedimientos de evaluación que contribuyen a la optimización de sistemas y serviciosinfocomunicacionales. Pero tal empeño está condenado al fracaso,pues todo sistema de apropiación privada, el propio modelo de copyright, anula la capacidad reproductiva de la estructura económica, o en términos de YannMoulierBoutang, la propia generación de externalidades positivas y la polinización en las cuencas creativas de cooperación social.

En este escenario, la lucha de la Academia contra el copyright es el espacio de encuentro y resistencia de la Economía Política y los Estudios Culturales contra las formas neocoloniales de Saber y Conocer la Comunicación. En términos poscoloniales, podríamos distinguir en la Comunicología y las Ciencias Sociales lógicas geopolíticas diferenciales entre el modelo angloamericano de Academia dominante y el sistema latino, que tiende a proteger la creación de obras creativas mientras que el copyright extiende la protección a copiar (v.g., impresiones, fono y videogramas) y a emisiones radiales o de otro tipo. Es decir, en palabras de Yúdice y Miller, para el sistema latino no hace falta que la obra tome forma material mientras que el sistema anglo-americano sí lo requiere. Además, el sistema anglo-americano no reconoce derechos morales como el derecho a decidir sobre la divulgación de la obra, el derecho al reconocimiento de autoría, el derecho al mantenimiento de la integridad de la obra, y el derecho al arrepentimiento de publicación y la retirada de circulación, por lo que se impone una nueva división internacional del trabajo cultural. Ahora bien, la nueva geopolítica del conocimiento comunicológico ya no responde a los modelos tradicionales centro-periferia.La hegemonía ya no se organiza territorialmente en centros de control en el norte, sino que los holdings operan globalmente, con sus centros de control distribuidos localmente, pues las grandes empresas de los países en vías de desarrollo forman parte de ellos.

Una lectura dialéctica y sociocrítica de la mediación que trascienda la visión determinista para situar la Academia en el conjunto de prácticas y relaciones sociales, en medio de las formas inmanentes de representación y comunicación animal en el contexto de los ecosistemas biológicos y psicosociales de la interacción, debe partir de la complejidad y del contexto, que marcan hoy los procesos de religancia, problematizando la propia praxis científica a partir de las ecologías de vida.

En su X Aniversario de vida, REDES.COM convoca a la comunidad académica a cuestionar el papel de la investigación en comunicación en este nuevo marco histórico, a partir del tratamiento de los siguientes ejes temáticos:

–          Complejidad Cultural y Epistemología de la Comunicación.

–          Nuevas Teorías de la Comunicación en la Era del Hipertexto.

–          Estado del Arte de la Comunicología en Iberoamérica.

–          Comunicología y Estéticas Poscoloniales.

–          Comunicología e Interdisciplinariedad en Ciencias Sociales.

–          Formación en Comunicación y Campo Profesional.

–          Pensamiento Crítico en Comunicación. Nuevos encuadres.

–          Prospectiva de la Investigación en Comunicación.

–          Pensamiento Latino y Comunicología.

–          Nuevas fronteras del conocimiento comunicacional.

–          Agendas de Investigación y agujeros negros de los estudios comunicacionales.

–          Políticas Científicas y Tecnológicas en Comunicación.

 

CONVOCATORIA

Recordamos que Redes.com también mantiene abierta durante este periodo la convocatoria para la recepción de originales de cara a su publicación en la sección “Estudios”. Esta sección recoge informes de investigación, tesis, ensayos, experiencias y proyectos de investigación aplicados sobre todo tipo de temas relacionados con la comunicación desde una perspectiva de cambio social.